El método científico

Está claro que Método científico es el nombre de este blog, ¿pero qué es realmente?, ¿por qué es importante para el desarrollo de la ciencia?

El método científico es un conjunto de técnicas y procesos usados para la investigación de fenómenos y para adquirir nuevos o mejores conocimientos de lo que observamos. Estos procesos tienen como objetivo conocer nuestro entorno y formular leyes que nos permitan describirlo y hacer predicciones sobre él. Para ello, se describen una serie de pasos que nos ayudarán a hacer el estudio necesario de lo que queremos observar.


Deberíamos enseñar a los niños el método científico y las razones para la existencia de una Declaración de Derechos. Con ello se adquiere cierta decencia, humildad y espíritu de comunidad.

Carl Sagan · Astrónomo y divulgador · 1934-1996

El método científico consta de los siguientes pasos:

Pregunta

El método científico suele empezar con una pregunta, hecha de manera general a partir de alguna observación que se haya podido realizar: ¿Por qué es la hierba verde?, ¿Por qué la luna no se cae?. Evidentemente estas preguntas deben tener una base en alguna observación que hayamos realizado, no tiene sentido preguntarse cosas como: ¿Por qué el cielo es verde? ¿Por qué es plana la Tierra?

Alternativamente, esa pregunta puede también ser de un carácter más abierto, buscando un problema a resolver: ¿Cómo podemos viajar a Marte?

Hipótesis

Una vez realizadas algunas observaciones previas y teniendo nuestras preguntas formuladas, pasamos a elaborar una hipótesis, es decir una suposición de aquello que podría explicar nuestra observación y que podría dar una respuesta a nuestra pregunta.

En este paso es muy importante que nuestra hipótesis sea falsable, es decir, que podamos determinar la manera en que nuestra hipótesis sea falsa o verdadera en función de un experimento. De otro modo, será imposible determinar la veracidad de nuestra hipótesis y quedaremos a medio camino.

Predicción

A partir de nuestras hipótesis, formulamos predicciones acerca del fenómeno que estamos observando. Seleccionamos aquellas predicciones que podamos comprobar mediante experimento(s) y pasamos al siguiente paso:

Prueba

Pasamos a los experimentos, una vez formuladas nuestras hipótesis y hechas nuestras predicciones, debemos diseñar y realizar experimento para comprobar que se corresponden con una observación del mundo real. Cuánto más específicos sean estos experimentos, mejor, ya que eliminaremos la posibilidad de que algunos de los resultados se deban simplemente al azar. Por eso es también importante realizar el experimento cuántas más veces mejor y realizar una estadística.

También en este paso en muy importante que nuestras pruebas sean también falsables, es decir, que sepamos determinar qué resultados serán aquellos que demuestren que nuestra hipótesis es falsa. ¡No se trata de tener razón, sino de conocer la verdad!

Análisis

Una vez realizadas nuestras observaciones, hipótesis y experimentos, toca realizar un exhaustivo análisis para comprobar si todo aquello que nos habíamos preguntado y sobre lo que nos habíamos hecho una hipótesis era cierto o falso. Pueden pasar varias cosas, entre otras:

  • La hipótesis es cierta, se corresponde con el experimento: en este caso ¡Eureka!, has conseguido hacer un descubrimiento científico. En este punto puedes realizar más experimentos para acotar ciertos resultados, formular ecuaciones que lo describan y/o publicarlo para que tus colegas científicos lo revisen.
  • La hipótesis no está clara, a veces se corresponden, otras veces no: ¡Vaya! Necesitamos pulir nuestras hipótesis para poder acotar aquellos elementos que no quedan claros a través de la experimentación.
  • La hipótesis es falsa: ¡D’oh! Podría parecer que este es el fin de nuestra carrera científica… ¡pero no! Nuestra hipótesis no era cierta, no se corresponde con la realidad, pero el proceso no ha terminado aquí, podemos sacar conclusiones del experimento realizado e intentar formular nuevas hipótesis, volviendo a pasar por los pasos anteriores las veces que sea necesario.

Evidentemente, dependiendo de los resultados que queramos obtener y experimentos que queramos realizar, es posible que necesitemos más pasos o que algunos de ellos requieran más o menos tiempo, pero a grandes rasgos este sería el proceso básico en el que se basa nuestro conocimiento científico: ¿aplicas tú alguno de estos pasos?

¿Quieres saber más?, pregúntale a nuestra amiga Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Método_científico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *